El Ayuntamiento de La Laguna tomará medidas para facilitar la movilidad de los estudiantes de la Isla que, entre el 1 y el 4 de julio, deberán desplazarse al municipio para examinarse de la EBAU (Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad).

El concejal de Educación y Juventud, Alberto Cañete, ha sido el encargado de los trabajos de coordinación con la Universidad de La Laguna (ULL) para que las pruebas se desarrollen de la forma más adecuada posible en este contexto de crisis sanitaria. Según informa, “el objetivo de esta colaboración es ayudar con los medios municipales a la institución educativa en las tareas de aplicación de las normas y recomendaciones de seguridad ante la gran afluencia que se espera durante esos cuatro días”.

Para esta edición, la nueva normalidad impuesta por el covid-19 hará que se dividan los espacios en los que tendrá lugar la EBAU con el fin de mantener el distanciamiento social y asegurar el cumplimiento de las medidas preventivas ante la pandemia. Para ello, el Ayuntamiento coopera con la ULL para la puesta en marcha del correspondiente protocolo.

En el caso de la Administración local, el Consistorio se encargará de facilitar los desplazamientos hacia el municipio del alumnado, que procederá de todo el Norte y del ámbito geográfico entre Güímar y La Laguna. Su función se centrará en gestionar el tráfico, las entradas y salidas, la presencia de ambulancias destinadas en ambos campus (Guajara y Anchieta) y la gestión del aumento de las frecuencias del transporte público. Todo ello para evitar congestiones.

De acuerdo con los datos que se manejan, se estima que este año participarán en la EBAU unos 5.000 estudiantes, de los que más de 4.000 tendrán como destino La Laguna y los otros 1.000 el municipio sureño de Adeje. Teniendo en cuenta los criterios de prevención sanitaria, estas cifras irán acompañadas de un previsible aumento del tránsito individual para acudir a los lugares donde se realizarán los exámenes. “El hecho de que las pruebas se lleven a cabo finalizado el curso escolar facilitará mucho la tarea de coordinación y la gestión del tráfico; igualmente, ayudará que uno de los días de examen sea sábado, por lo que no se espera un colapso de las vías de circulación internas del municipio ni de los accesos a la autopista”, puntualiza Alberto Cañete.

Diferentes áreas de la Corporación local colaborarán con la Concejalía de Seguridad Ciudadana y el Centro de Coordinación Operativa (Cecopal) de La Laguna para la aplicación de las diferentes medidas, como es el caso de Bienestar Social (junto a Cruz Roja para la asegurar la disponibilidad de ambulancias) y Movilidad Sostenible (para trabajar junto a Titsa y Metropolitano en el incremento de las frecuencias del transporte público).

Al respecto, la edil de Movilidad Sostenible, María José Roca, especifica que se ha mantenido una reunión con estas dos últimas entidades dependientes del Cabildo de Tenerife para analizar el servicio necesario, “continuándose durante la EBAU con la frecuencia de seis minutos para el tranvía y existiendo una disponibilidad de más de 500 plazas libres la hora en las 25 líneas de los distintos municipios, las cuales se verán reforzadas si fuese necesario. De esta forma, el alumnado tendrá la posibilidad de desplazarse hasta el municipio para realizar los exámenes de una forma cómoda y sostenible, evitando así el uso del vehículo privado durante esos cuatro días de gran afluencia. Agradecemos la disposición de Titsa y Metropolitano y animamos a los estudiantes a apostar por una movilidad limpia”, concluye.

 “Con estas acciones, el Ayuntamiento en peso se vuelca con uno de los momentos más importantes en la vida del alumnado, teniendo que afrontar este año, aún más si cabe, un escenario complicado. Garantizar la seguridad de nuestros futuros universitarios es nuestra mayor prioridad”, agrega Alberto Cañete.