Lope Afonso, actual consejero del Cabildo de Tenerife y concejal de Puerto de la Cruz, fue condenado a nueve años de inhabilitación especial para el empleo o desempeño de un cargo público por un delito continuado de prevaricación. Los hechos condenatorios se produjeron entre febrero de 2013 y junio de 2014, cuando el ex alcalde de Puerto de la Cruz ostentaba el cargo de concejal de Desarrollo Económico y Comercio en el consistorio de la ciudad turística norteña. A raíz de dicha sentencia, que Afonso recurrirá, el coordinador regional del Partido Popular en Canarias, ha decidico apartarse de forma inmediata de la vida política según ha hecho público a través de un comunicado que reproducimos a continuación.

COMUNICADO DE LOPE AFONSO

Con relación a la sentencia 262/2019 del Juzgado de lo Penal número dos de Santa Cruz de Tenerife, conocida en la tarde de ayer, quiero realizar, con carácter público, las siguientes manifestaciones:

1.- Que, como demócrata de profundas convicciones, respeto el contenido de la sentencia notificada en la tarde de ayer, por la que se me considera responsable de un delito continuado de prevaricación administrativa en el conocido, en el ámbito de los medios de comunicación, como “caso mercadillos”, aunque no pueda compartir las conclusiones ni el fallo de dicha resolución (por los motivos que se expondrán en el momento procesal oportuno y que forman parte de mi estrategia de defensa), dictada en primera instancia. Así pues, y no siendo firme la misma, en los próximos días procederé a interponer el correspondiente recurso de apelación contra la referida sentencia.

Las mismas convicciones que mantengo sobre nuestro sistema democrático y nuestro Estado de Derecho me llevan a confiar en que se respete, como sucedería con cualquier otro ciudadano, mi presunción de inocencia hasta que una resolución firme demuestre lo contrario.

2.- Que en el ejercicio de mis responsabilidades públicas y privadas, siempre me he guiado por la rectitud y la honestidad, valores que me fueron inculcados desde la edad más temprana en el ámbito familiar, y de los que pueden dar testimonio muchísimas personas que me conocen personalmente o con las que, a lo largo de mis años de trayectoria profesional y política, he tenido ocasión de tratar o trabajar.

En particular, en el desempeño de los cargos públicos de concejal, alcalde o consejero insular que he tenido la suerte de ostentar, he actuado siempre bajo los principios de honestidad, lealtad y buena fe. Por tanto, y como ha quedado acreditado, me gustaría dejar claro, nuevamente, que nunca, jamás, he obtenido ningún trato de favor, o beneficio económico ni de ninguna clase, ni he perjudicado conscientemente el interés público o los intereses individuales de ningún administrado, durante el tiempo en el que he desempeñado mis responsabilidades públicas. Es decir, no tengo ni un solo céntimo de euro que no sea mío y que no me haya ganado legítimamente con mi esfuerzo.

3.- Que, por todo lo anterior, defenderé la honorabilidad de mi actuación en este y en todos los ámbitos que sea necesario, hasta las últimas consecuencias.

4.- Que siendo consciente del uso político y mediático que se puede realizar de la mentada sentencia dictada en primera instancia, y en aras de que dicha situación no influya negativamente en el buen nombre de mi partido ni en comprometer con ello la imagen pública de las instituciones a las que he venido sirviendo, en el día de hoy procedo a presentar mi renuncia a los cargos de consejero insular y de concejal que, respectivamente, he venido desempeñando en el Cabildo Insular de Tenerife y en el Ayuntamiento del Puerto de la Cruz tras las elecciones municipales, autonómicas y a cabildos celebradas el pasado 26 de mayo.

Asimismo, en el día de hoy presentaré mi baja como militante del Partido Popular, con renuncia a todas las responsabilidades orgánicas que venía ejerciendo hasta la fecha.

5.- Que, en síntesis, en el día de hoy y, reitero, estando ante una resolución que no es firme y en la confianza de obtener en segunda instancia un pronunciamiento favorable, de forma totalmente voluntaria abandono la vida política con carácter definitivo.

6.- Que, finalmente, quiero agradecer en este día difícil para mí, todo el apoyo, confianza y ánimos que me han transmitido en estos momentos complicados mis compañeros de partido, especialmente aquellos con lo que he venido compartiendo responsabilidades institucionales tanto en el Ayuntamiento como en el Cabildo. También a los de otras formaciones políticas que, en sus respectivos ámbitos y salvando las lógicas diferencias partidarias, han querido trasladarme su apoyo.

Quiero dejar constancia también de mi enorme gratitud hacia los dirigentes del Partido Popular que no dudaron en conferirme importantes responsabilidades en los ámbitos regional, insular y local durante estos años.

7.- Y, por supuesto, sólo puedo tener palabras de agradecimiento sincero hacia aquellos ciudadanos que, bien en el ámbito insular o en el municipal, confiaron con su voto en las candidaturas que tuve la suerte de encabezar y a los que, entre otras cuestiones, debo el enorme honor de haber podido ser, durante cuatro años, el alcalde de mi ciudad. Les pido con la misma sinceridad que sepan disculpar los errores que haya podido cometer o cualquier otra cuestión por la que se hayan podido sentir defraudados.

Quiero agradecer, por último, el buen trato que, en general, me han dispensado en estos años los profesionales de los medios de comunicación. Su tarea resulta imprescindible en una sociedad democrática como la nuestra, aunque, a veces, -y ahí radica lo verdaderamente importante- no hayamos estado de acuerdo en todo.

El origen de la denuncia que dio comienzo a este procedimiento fue la decisión de renovar y depurar completamente el partido que me había dado la confianza para ser el candidato a la alcaldía del Puerto, evitando así que se siguiera degradando la imagen de la formación por comportamientos individuales probadamente indecorosos. El coste personal ha sido alto, pero se consiguió el objetivo. Quiero que sepan que no me arrepiento de aquello. Lo volvería hacer si fuera necesario. Porque primero tienen que ir los principios, esos a los que me refería al comienzo de este comunicado, y que serán los que me acompañarán siempre, también en la nueva etapa de mi vida que comienza ahora. De verdad me gustaría que, los que se quedan, puedan extraer como conclusión de mi situación que se hace necesario, imprescindible, que por todos y entre todos se haga una apuesta firme y decidida por la buena política, por la política con mayúsculas.

He dicho.

Suerte y muchas gracias por todo.

En el Puerto de la Cruz, a 5 de septiembre de 2019.

Lope Afonso