Los indicadores de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) destacan los “avances importantes” realizados por el Ayuntamiento de La Laguna en materia de migración. El antiguo convento de Santo Domingo acogió este viernes una reunión multisectorial de análisis de los principales indicadores en materia de migración en el municipio; un encuentro impulsado por el Ayuntamiento de La Laguna, la OIM y el Economist Intelligence. La Laguna es el único municipio español, junto a Málaga, que participa en este proceso en el que están implicados 92 países, cuyo objetivo es ayudar a las autoridades locales a evaluar las políticas, estrategias e iniciativas implementadas para la gestión de la migración.

El alcalde de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, que ha promovido el encuentro, señala que las conclusiones de la OIM “sitúan a La Laguna en el mapa de buena gestión en materia migratoria. Este proceso resulta de fundamental interés, para de identificar las buenas prácticas y aquellas áreas con potencial para un mayor desarrollo”.  El alcalde ha valorado “la labor que venimos desarrollando conjuntamente con la OIM. Queda trabajo por hacer, pero queremos seguir dando pasos en esta dirección para seguir siendo un municipio de referencia nacional en las políticas de atención a la migración, como revelan los indicadores”.                      

En el transcurso de la jornada, que contó con la presencia del edil responsable de Bienestar Social, Rubens Ascanio, además de los concejales Josimar Hernández y Carla Cabrera, se presentaron los principales resultados y el primer borrador de perfil de IGM  (Indicadores de Gobernanza de la Migración) de La Laguna. Por parte de OIM intervinieron varios responsables de la entidad que habitualmente desarrollan su trabajo desde la oficina de Ginebra.  

El primer teniente de alcalde y concejal de Bienestar Social, Rubens Ascanio, destaca que «esta sesión ha sido una excelente oportunidad para poner en valor el trabajo realizado y ver algunos de los aspectos que debemos mejorar para que la inclusión de la población migrante vulnerable sea mayor”. Asimismo, recuerda que, desde el Área de Bienestar Social, «estamos fomentando espacios de diálogo, atención y trabajo como la Mesa Municipal de Acogida a Personas Migrantes y Refugiadas, la Oficina lagunera de Información y Atención Social (OAS) o la Estrategia Antirrumores local, que han sido muy bien valorados y que son ejemplo de estas buenas prácticas que trabajamos de forma transversal entre las áreas, destinando, además, recursos técnicos a su implementación».

Los IGM a nivel local son un conjunto de indicadores que ayudan a identificar buenas prácticas y ámbitos que son susceptibles de mejora, y ofrecen una visión clara de cuáles son los instrumentos de política que podrían utilizar para consolidar sus estructuras de gobernanza de la migración. Además, fomentan el diálogo sobre migración entre gobierno nacional y autoridades locales y promueven el aprendizaje mutuo de las autoridades locales, compartiendo desafíos comunes e identificando posibles soluciones.

En el caso de La Laguna se analizaron seis indicadores: Derechos de las personas migrantes, Enfoque integral de gobierno, Alianzas, Bienestar de las personas migrantes y de la sociedad, Aspectos relacionados con la movilidad en situaciones de crisis y Migración segura, ordenada y regular. Además, un apéndice está dedicado a las políticas de preparación y respuesta a la covid-19 desde una perspectiva de gobernanza de la migración.

En el apartado dedicado a los derechos de las personas migrantes, son varios los ejemplos de ámbitos “en los que se han realizado avances importantes”, como la implementación de la legislación para facilitar el acceso a servicios de salud de toda la población, para la integración de personas migrantes en la educación pública, o los mecanismos para apoyar el acceso de las personas migrantes a los servicios municipales, como la Carpeta Ciudadana Municipal y los servicios de información de asesoramiento de la Oficina Municipal de Información y Atención Social (OAS). Además, se destaca el hecho de que las autoridades locales “tienen una estrategia para combatir crímenes de odio, violencia, xenofobia y discriminación del racismo en el municipio”, además de existir “procedimientos y medidas para asegurar la protección” de menores migrantes.

En este punto el informe hace referencia también a áreas “con potencial para un desarrollo adicional”, como la necesidad de poner en marcha medidas específicas para garantizar la participación de migrantes en capacitación profesional. También es “un ámbito de mejora” la prestación de servicios de asesoramiento jurídico a las personas migrantes.

En el enfoque integral de gobierno se valoran la puesta en marcha desde 2021 de las Mesas Municipales de Acogida de personas migrantes y refugiadas, y la existencia de un departamento responsable de la gestión de los servicios para las personas migrantes y un mecanismo de coordinación de asuntos migratorios; mientras que en el ‘haber’ figuran la carencia de “un departamento dedicado a la coordinación de los esfuerzos para involucrarse con los grupos de la diáspora en La Laguna” o la falta de “servicios específicamente dirigidos a la población migrante”.

En el apartado de ‘Alianzas’, los IGM destacan los avances en programas bilaterales para la cooperación entre ciudades, como el acuerdo con Barcelona, la creación de un servicio de coordinación prestado por la Universidad de La Laguna, para impulsar políticas de acogida migratoria, o la adhesión de La Laguna a la Red de Ciudades Refugio. Por el contrario, se considera que hay margen de potencial desarrollo en Mesa Municipal de Acogida de Personas Migrantes y Refugiadas, que “no cuenta con representantes del sector privado ni de la diáspora”.

Un cuarto apartado del informe está dedicado al bienestar de las personas migrantes y de la sociedad. En este punto se subrayan los avances en el servicio de asesoramiento y atención personalizados para la búsqueda de empleo dirigido a las personas residentes en el municipio que incluye a las personas migrantes; además, se valora la sección específicamente dedicada a la empresa y el emprendimiento, accesible para las personas migrantes, dentro de los servicios de Desarrollo Local; el acceso a los servicios del proyecto ‘Acércate’; y el Plan de Igualdad de Oportunidades de la unidad de la Mujer, que incluye a las mujeres migrantes. Como áreas con potencial para un desarrollo adicional figuran adoptar medidas específicas para promover la contratación ética de los trabajadores migrantes, o la necesidad de implementar programas específicos para promover la inclusión financiera de las personas migrantes, entre otros puntos.

En el apartado ‘Movilidad en situaciones de crisis’ los IGM ponen en valor la existencia de un servicio público dedicado al estudio y prevención de las situaciones de grave riesgo o catástrofe, así como a la protección y socorro de las personas, además del Plan de Emergencias de Protección Civil (PEMU) o el plan de contingencia para gestionar movimientos de población a gran escala en tiempos de crisis. Como puntos de posible mejora, se aboga por acuerdos de coordinación y alianzas con actores clave como consulados, para prestar asistencia a personas extranjeras en la ciudad en caso de emergencias locales.

Un sexto y último epígrafe lleva por título ‘Migración segura, ordenada y regular’, en el que se aplaude la implementación por parte del Gobierno de La Laguna de los mecanismos “para garantizar el acceso de las personas migrantes a la justicia, incluida la seguridad pública”. También se valora el programa de formación Antirrumores, impulsado por la concejalía de Bienestar Social en colaboración con la Fundación General de la ULL, por el que los trabajadores de la administración local recibieron información y herramientas para desmontar prejuicios sobre las personas migrantes y mejorar la convivencia. En este apartado se indica que “el establecimiento de programas de capacitación regular para funcionarios públicos y para la policía local sobre las reglas de la migración y derechos de las personas migrantes es un ámbito con potencial desarrollo”, y se señala que La Laguna “aún no cuenta con una agencia o una estrategia municipal para combatir la trata de personas”.