El Pleno del Ayuntamiento de El Rosario se reunió en la tarde del jueves en sesión ordinaria con el acuerdo sobre la iniciación del nuevo Plan General de Ordenación (PGO) del Municipio como principal punto en el orden del día. La redacción del documento fue adjudicado por 673.000 euros y el plazo para disponer de un nuevo PGO en el Municipio, que sustituya a las normas subsidiarias de 1991, es de cinco años. Salió adelante con los votos a favor del Gobierno Local (9) y la abstención de los ediles de la oposición (5).

La sesión comenzó con el alcalde de El Rosario, Escolástico Gil, leyendo una declaración institucional por el Día Mundial contra el Cáncer, haciendo suya una solicitud institucional de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC). A este prolegómeno se sumó la toma de posesión del nuevo concejal de Podemos, Eloy Santana Martín, en sustitución de la anterior edil de esta formación, Concepción Moreno.

Entrando en materia, la portavoz de IR-Verdes, Sara Cabello, detalló la importancia del acuerdo para que el nuevo planeamiento eche a andar. Especificó que el nuevo PGO establecerá los criterios de planificación, los objetivos de crecimiento y las soluciones generales del planeamiento, «apostando siempre por un Municipio pensado para unos 25.000 habitantes, con un consumo de suelo responsable y dando valor a las zonas agrícolas».

Además, salió adelante la modificación del reglamento orgánico de Participación Ciudadana y Transparencia de El Rosario, tras desestimar las alegaciones presentadas. Fue aprobado con el voto favorable del Gobierno municipal y el voto negativo de los grupos de la oposición.

En el apartado de mociones, fue rechazada la propuesta socialista para realizar un reconocimiento institucional a diferentes colectivos por su trabajo durante la pandemia. La moción proponía aprobar una gratificación extra a los trabajadores, algo que no es posible según aclaró la portavoz de IR-Verdes, Sara Cabello, quien indicó que las retribuciones básicas y complementarias de los funcionarios ya están tasadas en el Estatuto Básico del Empleado Público. Además, ya existen las gratificaciones por productividad para el personal funcionario y laboral que, precisamente, cobraron muchos trabajadores por su especial dedicación durante la pandemia.

También fue rechazada la propuesta del edil Juan Carlos Martínez (PP) en la que solicitaba el impulso de un cambio de la Policía Local hacia un modelo de proximidad. La concejala de Seguridad Ciudadana, Sara Cabello, reprobó al edil popular que intentara causar alarma en base a una supuesta sensación de inseguridad en el Municipio. «Los datos oficiales de los cuerpos de seguridad desmontan sus acusaciones. Desde diciembre hasta ahora no ha habido ni un solo robo en el Municipio, solo una tentativa cuyos autores fueron detenidos a las pocas horas», informó la edil. Además, Cabello dijo sentirse especialmente orgullosa de la Policía Local de El Rosario.

En este sentido, el alcalde Escolástico Gil añadió que «la policía más próxima no puede ser, aquí los vecinos llaman a los agentes por su nombre». Asimismo, expuso que en seis años solo ha habido una queja ciudadana por la actuación de un agente de la Policía Local. Finalmente, la moción fue rechazada con el voto contrario del Gobierno local y el voto favorable de los grupos de la oposición.

Por unanimidad sí fue aprobada la moción del PSOE para condenar, de forma institucional, las recientes declaraciones del obispo de Tenerife respecto a la homosexualidad, tal y como ya han llevado a cabo otras Instituciones de la Isla.

Por último, salió adelante la modificación en las retribuciones del personal eventual de prensa (29.200 euros brutos al año) y de la primera teniente de alcalde (35.400 euros brutos al año). En este punto, el alcalde explicó que la concejala Sara Cabello pasará a cobrar en base a sus ocupaciones, no solo como edil con varias tareas de gobierno y primera teniente de alcalde, sino a su dedicación como portavoz y alcaldesa accidental, situación esta que se ha acrecentado durante el actual mandato debido a la designación del alcalde rosariero como miembro del Comité Ejecutivo de la Federación Canaria de Municipios (Fecam), así como presidente de la Comisión de Nuevas Tecnologías, Administración Electrónica, Transparencia y Participación de dicho órgano, teniendo que acudir a otras islas para asistir a las pertinentes reuniones colegiadas.

Escolástico Gil recordó que «el portavoz siempre había cobrado lo mismo que el alcalde, algo que tampoco será así ahora, pero a comienzos de este mandato la concejala Sara Cabello tuvo el gesto de cobrar lo mismo que el resto de concejales, un sueldo que llegó a ser de más de 54.000 euros durante la última etapa del gobierno del PSOE, casi 20.000 euros más de lo que cobrará ahora la portavoz en función a su trabajo». Salió adelante con los votos a favor de IR-Verdes y Sí se Puede (9), la abstención de CC (1) y el voto en contra de PSOE, PP y Podemos (5).