La alcaldesa de Santa Cruz de Tenerife, Patricia Hernández, ha presidido este miércoles una reunión de trabajo con representantes autonómicas del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en la que también participó la concejala de Atención Social y Vivienda, Marta Arocha.

Durante el encuentro, la alcaldesa trasladó a las representantes Unicef su firme voluntad y el compromiso del consistorio santacrucero para mejorar considerablemente las políticas de infancia del municipio y llevarlas a cabo de una manera transversal y coordinada con todas las áreas del equipo de gobierno.

Asimismo, la alcaldesa señaló que es necesario que Santa Cruz de Tenerife sea de verdad, y no solo sobre el papel, una Ciudad Amiga de la Infancia, título que el municipio chicharrero recibió en noviembre de 2018. Para ello, hizo hincapié en la necesidad de establecer espacios públicos de calidad para que los niños desarrollen sus actividades en las mejores condiciones posibles.

Para lograrlo, tanto Hernández como Arocha abogaron por el impulso de estructuras de participación infantil que ayuden a que los niños, niñas y adolescentes tengan su propia voz. “Debemos motivar y promover que los más pequeños y los adolescentes tengan espacios de participación sobre temas que les incumben”, subrayó la alcaldesa.

Además, Patricia Hernández destacó la necesidad de arreglar cuestiones básicas para los niños y niñas como los accesos de los colegios, que deben contar con espacios seguros cerca de los centros, zonas de parques y juegos infantiles con la correspondiente sombra y suministro de agua o la importancia de tener aceras lo suficientemente anchas en donde quepan los niños y su acompañante.

“Debemos elevar la calidad y cercanía de los espacios de encuentro y de juego de los niños y niñas y fomentar, por ejemplo, que sean ellos mismos quienes elijan sus columpios”, resumió la regidora municipal, que agregó que si se construye una ciudad amable para los niños, también lo será para los adultos.

La alcaldesa insistió en que los niños y niñas del municipio deben estar en el mismo plano de seguridad e igualdad, vivan donde vivan, un objetivo para el que es importante la cohesión social y territorial del municipio.

Destacó, además, que el Ayuntamiento ya ha empezado a fomentar la redistribución de las actividades por todos los barrios de Santa Cruz y ha llevado a cabo una ampliación de la oferta cultural, deportiva y de ocio que permitirá a los niños y niñas disfrutar de esas acciones cerca de sus hogares y sin verse obligados a desplazarse lejos de sus casas.

La concejala del IMAS y Vivienda, Marta Arocha, señaló que también es prioritario corregir algunas cifras e indicadores referidos a la infancia en el municipio que a día de hoy son un tanto alarmantes. “Queremos crear proyectos que permitan que estemos en contacto con las familias y trabajar con ellas puesto que el entorno familiar juega un papel vital en el desarrollo de los menores y debemos intervenir”, destacó la edil.

Para el Ayuntamiento de Santa Cruz también es capital incorporar a la acción de gobierno del Ayuntamiento los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, así como la incorporación de indicadores de planificación local en infancia y de criterios de equidad e igualdad. 

El compromiso de la corporación municipal es, asimismo, contribuir a mejorar las condiciones de vida de los niños, niñas y adolescentes, mediante la promoción y la implementación de políticas municipales eficaces que garanticen su desarrollo integral con un enfoque de derechos.

Por último, Marta Arocha emplazó a las coordinadoras de Unicef a mantener una reunión de trabajo con el equipo técnico del IMAS y afirmó que iba a trasladar al resto de miembros del equipo de gobierno la necesidad de ser transversales y abordar las políticas de protección a la infancia desde un punto de vista conjunto.