Durante el año 2019, el área de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Arona, que dirige el concejal José Luis Gómez, a través de la empresa concesionaria Canaragua, inició el camino para fomentar el consumo del agua del grifo en el municipio, para lo cual puso en marcha una campaña que, en una primera fase, ha ido dirigida a realizar un análisis general de su calidad, pero no solo en origen, sino en el destino, en el grifo de quienes la beben.

Para ello se establecieron 134 puntos de muestras en los diferentes núcleos en función de su población, desde el Casco a Las Galletas, pasando por Valle San Lorenzo, Cabo Blanco, Los Cristianos, Buzanada, El Fraile, Parque La Reina o Palm Mar, entre otros, sumando un total de 1.609 muestras en centros de salud, guarderías municipales, colegios, centros comerciales, restaurantes, espacios culturales y domicilios particulares, logrando un resultado completamente apto para el consumo.

Siguiendo lo que establecen tanto el Programa de Vigilancia Sanitaria de Agua de Consumo Humano del Gobierno de Canarias como el Real Decreto 140/2003, se han medido variables como el olor, el sabor, turbidez, el ph, la conductividad eléctrica a 20 grados centígrados, el amonio, la presencia de bacterias o el plomo, entre otros, además del cloro.

José Luis Gómez ha explicado que “en 2019 asumimos un compromiso con el conjunto de los vecinos, con el objetivo de analizar la calidad del agua para dar a conocer los resultados y difundir la realidad de que pueden beber del grifo con todas las garantías de contar con un servicio que es de la máxima calidad”.

El edil ha agregado que “en Arona estamos inmersos en una apuesta clara en la búsqueda de la excelencia en los servicios públicos que prestamos a los vecinos y, tanto el hecho de someter nuestra agua a unos análisis exhaustivos, como fomentar su utilización en el abastecimiento, son evidencias de la realidad de ese compromiso”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here